mujeresvacunas

SemMéxico/​La Lista, Cd. de Méx­ico, 4 de enero 2021.-

Con 27 min­u­tos de retraso, el Boe­ing 767339 ater­riza en el Aerop­uerto Inter­na­cional de la Ciu­dad de Méx­ico. Es miér­coles 23 de diciem­bre de 2020. Esta mañana, Méx­ico recibe desde Bél­gica el primer carga­mento en Lati­noamérica de vac­u­nas con­tra el virus SARS-​CoV-​2. Éste, dicen, es el ini­cio del fin de la pan­demia que ha dejado más de 120,000 muertes en el país. Miles de tes­ti­gos siguen min­uto a min­uto la lle­gada de las 3 mil dosis de la far­ma­céu­tica Pfizer y el lab­o­ra­to­rio BioN­Tech, lo hacen desde trans­mi­siones en vivo que recuer­dan aque­l­las que reg­is­traron el momento en que el hom­bre llegó a la Luna.

Desde la pista de ater­rizaje, una decena de fun­cionar­ios tam­bién dis­fruta del desem­bar­que. Uno de ellos es el sec­re­tario de Salud, Jorge Alco­cer, quien orgul­loso sostiene entre sus manos la guía de envío que garan­tiza que el con­tene­dor con las vac­u­nas lle­gará tal como lo prometió la empresa de men­sajería DHL. La escena es dom­i­nada por hom­bres, en la fotografía ofi­cial sólo aparece una mujer: Martha Del­gado, sub­sec­re­taria para Asun­tos Mul­ti­lat­erales y Dere­chos Humanos de la Sec­re­taría de Rela­ciones Exte­ri­ores (SRE). Ella fue el mas­carón de proa de un barco muy femenino que logró este hito en la peor cri­sis san­i­taria del país.

Ella y 13 mujeres del sec­tor público y pri­vado fueron las ver­daderas respon­s­ables de ges­tionar en dis­tin­tos países todas las reser­vas y com­pras que real­izó Méx­ico para acceder a las vac­u­nas disponibles con­tra el Covid-​19. Ni el vocero ofi­cial de la pan­demia, Hugo López-​Gatell, ni el sec­re­tario de Salud Alco­cer. Durante siete meses, estas 14 mujeres inves­ti­garon, conec­taron, nego­cia­ron, obtu­vieron autor­iza­ciones, pusieron al país en el mapa de las inves­ti­ga­ciones clíni­cas y det­onaron cade­nas de pro­duc­ción y abastec­imiento. Algo inédito en un entorno tradi­cional­mente lid­er­ado por hombres.

La-​Lista pudo recon­struir las par­tic­i­pa­ciones de estas mujeres, en lo que se puede con­sid­erar como el mayor esfuerzo en la era mod­erna de jun­tar espe­cial­i­dades, tal­en­tos y vol­un­tades para conec­tar a Méx­ico con cien­tí­fi­cos, espe­cial­is­tas en virología, mer­cadól­o­gos, exper­tos en logís­tica… para ase­gu­rar mil­lones de dosis de las vac­u­nas que se han aprobado con­tra el Covid-​19.

Estas 14 mujeres casi no se conocían: unas tenían larga expe­ri­en­cia en organ­is­mos de gob­ierno, otras meteóri­cas car­reras en empre­sas pri­vadas. Unas mex­i­canas, otras extran­jeras. Unas madres, otras cuidado­ras, todas desde sana dis­tan­cia y Zoom lograron crear una cadena de eslabones femeni­nos hasta ahora descono­cida pero que tuvo una coor­di­nación per­fecta e invisible.

A medida que iban pasando los meses desde el pedido for­mal del pres­i­dente Andrés Manuel López Obrador de con­seguir las vac­u­nas, ellas fueron las que iban quedando: las que se com­pro­metían, las que siem­pre cubrían a otros en las reuniones o, de plano, las que no solta­ban ni un papel ni un per­miso por el que se habían comprometido.

La cruzada fue tan difí­cil fuera del país –al com­pe­tir con cien­tos de naciones en la misma car­rera– como den­tro, con una Sec­re­taría de Salud que poco apoyó e impulsó la com­pra de vac­u­nas. Incluso por la propia pan­demia: dos de ellas se con­ta­gia­ron en pleno pro­ceso. Marcela Madrazo, quien fuera el enlace entre la Cofepris y la SRE, fue diag­nos­ti­cada con Covid-​19 en junio. “No sé dónde lo con­traje y estuve 15 días en casa, pero seguí tomando video­con­fer­en­cias y lla­madas. No paramos porque el obje­tivo era supe­rior y no había tiempo que perder”, cuenta. Y Thalía Lagu­nas, ofi­cial mayor de la SHCP y pieza clave para con­seguir la aprobación a tiempo de los recur­sos financieros nece­sar­ios para dar los antici­pos de las vac­u­nas, quien a ini­cios de diciem­bre fue inter­nada en ter­apia intensiva.

Yo pensé que hoy no iban a venir todas a esta entre­vista. Porque no esta­mos, no están acos­tum­bradas a bril­lar”, dice Martha Del­gado mien­tras se prepara para la fotografía final con nueve de ellas en la can­cillería, reunidas por La-​Lista. “Pero lle­garon y están aquí porque saben que sí fueron las respon­s­ables, porque saben que este mérito es total­mente de ellas y nadie se los puede discutir”.


El ori­gen de la tarea

Veintin­ueve esta­dos en semá­foro rojo, 45,000 casos con­fir­ma­dos y casi 5,000 muertes por Covid-​19. Era medi­a­dos de mayo. La curva crecía desafiando el opti­mismo pre­maturo de los fun­cionar­ios de Salud, quienes indi­ca­ban que, a par­tir de ese mes, la cifra de con­ta­gios comen­zaría a bajar. Pero sus pronós­ti­cos fallaron.

Frente a este panorama, el pres­i­dente López Obrador pidió direc­ta­mente al can­ciller Marcelo Ebrard bus­car, nego­ciar y com­prar vac­u­nas para inmu­nizar a la población con­tra el virus SARS-​CoV-​2. El encargo no era fácil.

El primer paso desde la can­cillería fue desple­gar una estrate­gia diplomática para sumar al país a la Coali­ción para la Inno­vación en la Preparación de Epi­demias (Cepi, en inglés), espe­cial­izada en la respuesta a las epi­demias e integrada por gob­ier­nos, organ­is­mos inter­na­cionales, fun­da­ciones y empre­sas. Méx­ico es la única nación lati­noamer­i­cana que par­tic­ipa en el con­sejo de la orga­ni­zación. Con esta carta avan­zaron hacia el segundo escalón: tra­ba­jar de man­era directa con la Orga­ni­zación Mundial de la Salud (OMS) para ingre­sar a la plataforma de Acceso Global para la Vac­una con­tra Covid-​19 (Covax), respon­s­able de dis­tribuir 2 mil mil­lones de dosis entre 77 países, sin impor­tar su capaci­dad de pago.

En estas nego­cia­ciones, la posi­ción de Méx­ico era única. Por el tamaño de la población (120 mil­lones de habi­tantes), la demanda de vac­u­nas era alta, pero el país no se encon­traba entre los países con más dinero. Estaba en un punto medio. “Era com­pli­cadísimo nego­ciar con la OMS acerca de las necesi­dades de Méx­ico, por más que la orga­ni­zación definió pro­duc­tos e instru­men­tos gen­erales, tuvi­mos que hac­er­nos de muchos argu­men­tos que nos pudieran dejar más espa­cio en las nego­cia­ciones y fue un pro­ceso muy intere­sante”, cuenta Mar­garita Alcán­tara, jefa de la Ofic­ina para Asun­tos Mul­ti­lat­erales y Dere­chos Humanos de la SRE.

La búsqueda de la vac­una no paró ahí. La sigu­iente fase fue tocar la puerta de los lab­o­ra­to­rios que desar­rol­la­ban vac­u­nas con­tra el Covid-​19 y explo­rar si, por la vía diplomática, podían abrir para Méx­ico una puerta para acceder a las vac­u­nas entre diciem­bre de 2020 y marzo de 2021. “El pro­ceso fue muy com­plejo, ha tenido desafíos, cues­tion­amien­tos y resisten­cias, un poquito tam­bién al exte­rior”, cuenta Delgado.


1,659 mdd es el costo total de la vac­u­nas apartadas por México

Un rasgo par­tic­u­lar brotó durante el pro­ceso: la may­oría de las per­sonas que tra­ba­jaron para con­seguir el acceso a las vac­u­nas eran mujeres. “Empezamos a des­cubrir que en las reuniones de Zoom habíamos muchas mujeres en la ‘talacha’”, cuenta la sub­sec­re­taria. “A la hora de los anun­cios o en el gabi­nete a lo mejor no hay tan­tas mujeres en este tema, pero en la ‘talacha’ me encon­tré con ellas y me empecé a dar cuenta del enorme sac­ri­fi­cio de todas, porque estábamos en las madru­gadas y dije: ‘todas son igual que yo’. Las mujeres esta­mos sacando esto ade­lante, fue muy impresionante”.

Desde la SRE, la Comisión Fed­eral para la Pro­tec­ción con­tra Ries­gos San­i­tar­ios (Cofepris) –en espe­cial la direc­ción de Operación San­i­taria, a cargo de América Orel­lana – , la Sec­re­taría de Salud y la Sec­re­taría de Hacienda, hasta las far­ma­céu­ti­cas Pfizer, AstraZeneca y el lab­o­ra­to­rio EPIC Research esta­ban rep­re­sen­tadas en Méx­ico por mujeres. “Nos han jal­ado mujeres y hom­bres a los equipos porque somos com­pe­tentes y muy respon­s­ables, gra­cias a esa com­pe­ten­cia y respon­s­abil­i­dad sacamos ade­lante una cuestión tan compleja”.


Apuesta por la diversificación

Mien­tras los equipos de inves­ti­gación aún esta­ban en la car­rera para demostrar efec­tivi­dad en su Fase 2, el mundo era como un casino. Cada país decidía a cuáles lab­o­ra­to­rios apos­tar y con cuáles reser­var sus dosis. Algunos iban por Janssen o Sput­nik V, otros por AstraZeneca, CanSino Bio­log­ics o Sanofi. La can­cillería mex­i­cana decidió diver­si­ficar sus apuestas.


198 mil­lones de dosis lle­garán a ter­ri­to­rio nacional

Después de la expe­ri­en­cia con los ven­ti­ladores y con los insumos que se comen­zamos a impor­tar de Asia, entendi­mos que iba a suceder con las vac­u­nas los mis­mos mecan­is­mos de aca­paramiento, así que decidi­mos hacer lo que ningún país: tener una opción por con­ti­nente”, recuerda la subsecretaria.

Méx­ico tiene tres vac­u­nas reser­vadas, cada una en una geografía difer­ente: la china CanSino en Asia (35 mil­lones de dosis), la ale­m­ana AstraZeneca en Europa (39.5 mil­lones) y la esta­dounidense Pfizer en América (34.4 millones).

Además hay apartadas 51.5 mil­lones de dosis del portafo­lio del Fondo de Acceso Global para Vac­u­nas Covid-​19 (Covax) –lid­er­ado por la Orga­ni­zación Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Mundial de Vac­u­nas (GAVI) – , que incluye 18 vac­u­nas can­di­datas. Más de 160 mil­lones de escu­dos con­tra el Covid-​19 reser­va­dos para Méx­ico, que des­tinó una inver­sión de 1,659 mil­lones de dólares en vacunas.


FUENTE: SEM­MÉX­ICO

Edi­ción: Leti­cia E. Becerra Valdez




¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

mujeresvacunas

SemMéxico/​La Lista, Cd. de Méx­ico, 4 de enero 2021.-

Con 27 min­u­tos de retraso, el Boe­ing 767339 ater­riza en el Aerop­uerto Inter­na­cional de la Ciu­dad de Méx­ico. Es miér­coles 23 de diciem­bre de 2020. Esta mañana, Méx­ico recibe desde Bél­gica el primer carga­mento en Lati­noamérica de vac­u­nas con­tra el virus SARS-​CoV-​2. Éste, dicen, es el ini­cio del fin de la pan­demia que ha dejado más de 120,000 muertes en el país. Miles de tes­ti­gos siguen min­uto a min­uto la lle­gada de las 3 mil dosis de la far­ma­céu­tica Pfizer y el lab­o­ra­to­rio BioN­Tech, lo hacen desde trans­mi­siones en vivo que recuer­dan aque­l­las que reg­is­traron el momento en que el hom­bre llegó a la Luna.

Desde la pista de ater­rizaje, una decena de fun­cionar­ios tam­bién dis­fruta del desem­bar­que. Uno de ellos es el sec­re­tario de Salud, Jorge Alco­cer, quien orgul­loso sostiene entre sus manos la guía de envío que garan­tiza que el con­tene­dor con las vac­u­nas lle­gará tal como lo prometió la empresa de men­sajería DHL. La escena es dom­i­nada por hom­bres, en la fotografía ofi­cial sólo aparece una mujer: Martha Del­gado, sub­sec­re­taria para Asun­tos Mul­ti­lat­erales y Dere­chos Humanos de la Sec­re­taría de Rela­ciones Exte­ri­ores (SRE). Ella fue el mas­carón de proa de un barco muy femenino que logró este hito en la peor cri­sis san­i­taria del país.

Ella y 13 mujeres del sec­tor público y pri­vado fueron las ver­daderas respon­s­ables de ges­tionar en dis­tin­tos países todas las reser­vas y com­pras que real­izó Méx­ico para acceder a las vac­u­nas disponibles con­tra el Covid-​19. Ni el vocero ofi­cial de la pan­demia, Hugo López-​Gatell, ni el sec­re­tario de Salud Alco­cer. Durante siete meses, estas 14 mujeres inves­ti­garon, conec­taron, nego­cia­ron, obtu­vieron autor­iza­ciones, pusieron al país en el mapa de las inves­ti­ga­ciones clíni­cas y det­onaron cade­nas de pro­duc­ción y abastec­imiento. Algo inédito en un entorno tradi­cional­mente lid­er­ado por hombres.

La-​Lista pudo recon­struir las par­tic­i­pa­ciones de estas mujeres, en lo que se puede con­sid­erar como el mayor esfuerzo en la era mod­erna de jun­tar espe­cial­i­dades, tal­en­tos y vol­un­tades para conec­tar a Méx­ico con cien­tí­fi­cos, espe­cial­is­tas en virología, mer­cadól­o­gos, exper­tos en logís­tica… para ase­gu­rar mil­lones de dosis de las vac­u­nas que se han aprobado con­tra el Covid-​19.

Estas 14 mujeres casi no se conocían: unas tenían larga expe­ri­en­cia en organ­is­mos de gob­ierno, otras meteóri­cas car­reras en empre­sas pri­vadas. Unas mex­i­canas, otras extran­jeras. Unas madres, otras cuidado­ras, todas desde sana dis­tan­cia y Zoom lograron crear una cadena de eslabones femeni­nos hasta ahora descono­cida pero que tuvo una coor­di­nación per­fecta e invisible.

A medida que iban pasando los meses desde el pedido for­mal del pres­i­dente Andrés Manuel López Obrador de con­seguir las vac­u­nas, ellas fueron las que iban quedando: las que se com­pro­metían, las que siem­pre cubrían a otros en las reuniones o, de plano, las que no solta­ban ni un papel ni un per­miso por el que se habían comprometido.

La cruzada fue tan difí­cil fuera del país –al com­pe­tir con cien­tos de naciones en la misma car­rera– como den­tro, con una Sec­re­taría de Salud que poco apoyó e impulsó la com­pra de vac­u­nas. Incluso por la propia pan­demia: dos de ellas se con­ta­gia­ron en pleno pro­ceso. Marcela Madrazo, quien fuera el enlace entre la Cofepris y la SRE, fue diag­nos­ti­cada con Covid-​19 en junio. “No sé dónde lo con­traje y estuve 15 días en casa, pero seguí tomando video­con­fer­en­cias y lla­madas. No paramos porque el obje­tivo era supe­rior y no había tiempo que perder”, cuenta. Y Thalía Lagu­nas, ofi­cial mayor de la SHCP y pieza clave para con­seguir la aprobación a tiempo de los recur­sos financieros nece­sar­ios para dar los antici­pos de las vac­u­nas, quien a ini­cios de diciem­bre fue inter­nada en ter­apia intensiva.

Yo pensé que hoy no iban a venir todas a esta entre­vista. Porque no esta­mos, no están acos­tum­bradas a bril­lar”, dice Martha Del­gado mien­tras se prepara para la fotografía final con nueve de ellas en la can­cillería, reunidas por La-​Lista. “Pero lle­garon y están aquí porque saben que sí fueron las respon­s­ables, porque saben que este mérito es total­mente de ellas y nadie se los puede discutir”.


El ori­gen de la tarea

Veintin­ueve esta­dos en semá­foro rojo, 45,000 casos con­fir­ma­dos y casi 5,000 muertes por Covid-​19. Era medi­a­dos de mayo. La curva crecía desafiando el opti­mismo pre­maturo de los fun­cionar­ios de Salud, quienes indi­ca­ban que, a par­tir de ese mes, la cifra de con­ta­gios comen­zaría a bajar. Pero sus pronós­ti­cos fallaron.

Frente a este panorama, el pres­i­dente López Obrador pidió direc­ta­mente al can­ciller Marcelo Ebrard bus­car, nego­ciar y com­prar vac­u­nas para inmu­nizar a la población con­tra el virus SARS-​CoV-​2. El encargo no era fácil.

El primer paso desde la can­cillería fue desple­gar una estrate­gia diplomática para sumar al país a la Coali­ción para la Inno­vación en la Preparación de Epi­demias (Cepi, en inglés), espe­cial­izada en la respuesta a las epi­demias e integrada por gob­ier­nos, organ­is­mos inter­na­cionales, fun­da­ciones y empre­sas. Méx­ico es la única nación lati­noamer­i­cana que par­tic­ipa en el con­sejo de la orga­ni­zación. Con esta carta avan­zaron hacia el segundo escalón: tra­ba­jar de man­era directa con la Orga­ni­zación Mundial de la Salud (OMS) para ingre­sar a la plataforma de Acceso Global para la Vac­una con­tra Covid-​19 (Covax), respon­s­able de dis­tribuir 2 mil mil­lones de dosis entre 77 países, sin impor­tar su capaci­dad de pago.

En estas nego­cia­ciones, la posi­ción de Méx­ico era única. Por el tamaño de la población (120 mil­lones de habi­tantes), la demanda de vac­u­nas era alta, pero el país no se encon­traba entre los países con más dinero. Estaba en un punto medio. “Era com­pli­cadísimo nego­ciar con la OMS acerca de las necesi­dades de Méx­ico, por más que la orga­ni­zación definió pro­duc­tos e instru­men­tos gen­erales, tuvi­mos que hac­er­nos de muchos argu­men­tos que nos pudieran dejar más espa­cio en las nego­cia­ciones y fue un pro­ceso muy intere­sante”, cuenta Mar­garita Alcán­tara, jefa de la Ofic­ina para Asun­tos Mul­ti­lat­erales y Dere­chos Humanos de la SRE.

La búsqueda de la vac­una no paró ahí. La sigu­iente fase fue tocar la puerta de los lab­o­ra­to­rios que desar­rol­la­ban vac­u­nas con­tra el Covid-​19 y explo­rar si, por la vía diplomática, podían abrir para Méx­ico una puerta para acceder a las vac­u­nas entre diciem­bre de 2020 y marzo de 2021. “El pro­ceso fue muy com­plejo, ha tenido desafíos, cues­tion­amien­tos y resisten­cias, un poquito tam­bién al exte­rior”, cuenta Delgado.


1,659 mdd es el costo total de la vac­u­nas apartadas por México

Un rasgo par­tic­u­lar brotó durante el pro­ceso: la may­oría de las per­sonas que tra­ba­jaron para con­seguir el acceso a las vac­u­nas eran mujeres. “Empezamos a des­cubrir que en las reuniones de Zoom habíamos muchas mujeres en la ‘talacha’”, cuenta la sub­sec­re­taria. “A la hora de los anun­cios o en el gabi­nete a lo mejor no hay tan­tas mujeres en este tema, pero en la ‘talacha’ me encon­tré con ellas y me empecé a dar cuenta del enorme sac­ri­fi­cio de todas, porque estábamos en las madru­gadas y dije: ‘todas son igual que yo’. Las mujeres esta­mos sacando esto ade­lante, fue muy impresionante”.

Desde la SRE, la Comisión Fed­eral para la Pro­tec­ción con­tra Ries­gos San­i­tar­ios (Cofepris) –en espe­cial la direc­ción de Operación San­i­taria, a cargo de América Orel­lana – , la Sec­re­taría de Salud y la Sec­re­taría de Hacienda, hasta las far­ma­céu­ti­cas Pfizer, AstraZeneca y el lab­o­ra­to­rio EPIC Research esta­ban rep­re­sen­tadas en Méx­ico por mujeres. “Nos han jal­ado mujeres y hom­bres a los equipos porque somos com­pe­tentes y muy respon­s­ables, gra­cias a esa com­pe­ten­cia y respon­s­abil­i­dad sacamos ade­lante una cuestión tan compleja”.


Apuesta por la diversificación

Mien­tras los equipos de inves­ti­gación aún esta­ban en la car­rera para demostrar efec­tivi­dad en su Fase 2, el mundo era como un casino. Cada país decidía a cuáles lab­o­ra­to­rios apos­tar y con cuáles reser­var sus dosis. Algunos iban por Janssen o Sput­nik V, otros por AstraZeneca, CanSino Bio­log­ics o Sanofi. La can­cillería mex­i­cana decidió diver­si­ficar sus apuestas.


198 mil­lones de dosis lle­garán a ter­ri­to­rio nacional

Después de la expe­ri­en­cia con los ven­ti­ladores y con los insumos que se comen­zamos a impor­tar de Asia, entendi­mos que iba a suceder con las vac­u­nas los mis­mos mecan­is­mos de aca­paramiento, así que decidi­mos hacer lo que ningún país: tener una opción por con­ti­nente”, recuerda la subsecretaria.

Méx­ico tiene tres vac­u­nas reser­vadas, cada una en una geografía difer­ente: la china CanSino en Asia (35 mil­lones de dosis), la ale­m­ana AstraZeneca en Europa (39.5 mil­lones) y la esta­dounidense Pfizer en América (34.4 millones).

Además hay apartadas 51.5 mil­lones de dosis del portafo­lio del Fondo de Acceso Global para Vac­u­nas Covid-​19 (Covax) –lid­er­ado por la Orga­ni­zación Mundial de la Salud (OMS) y la Alianza Mundial de Vac­u­nas (GAVI) – , que incluye 18 vac­u­nas can­di­datas. Más de 160 mil­lones de escu­dos con­tra el Covid-​19 reser­va­dos para Méx­ico, que des­tinó una inver­sión de 1,659 mil­lones de dólares en vacunas.


FUENTE: SEM­MÉX­ICO

Edi­ción: Leti­cia E. Becerra Valdez




¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

top