articles





Boletín

Vamos hoy en esta columna a cono­cer la vida de quien com­puso can­ciones para los niños, me refiero a quien se llamó Fran­cisco Gabilondo Soler, pero que fue cono­cido como el gril­lito can­tor. Nació en Oriz­aba, Ver­acruz un 6 de octubre de 1907 y fal­l­e­ció en la ciu­dad de Tex­coco, Estado de Méx­ico, el 14 de diciem­bre de 1990, fue un can­tau­tor mex­i­cano de música infan­til, famoso por pre­sen­tar durante muchos años un pro­grama de radio enfo­cado a los niños, para el cual creó al per­son­aje Cri-​Crí, el gril­lito can­tor. Sus can­ciones son famosas en América Latina y han sido tra­duci­das a dis­tin­tos idiomas. Fue socio fun­dador de la Sociedad de Autores y Com­pos­i­tores de México


Este famosos com­pos­i­tor fue Hijo de Tibur­cio Gabilondo Goya y de Emilia Soler Fer­nán­dez, su nom­bre com­pleto es Fran­cisco José Gabilondo Soler, se crió hasta 1929 en su ciu­dad natal Oriz­aba, siendo esta ciu­dad típica de mon­tañas, entre cer­ros, llu­via, bosques y man­an­tiales. Cre­ció muy alto y era afi­cionado a apren­der; así aprendió todo lo que pudo, espe­cial­mente geografía, matemática, astronomía, cuen­tos y música. Estos dos últi­mos los aprendió mejor, de modo que los com­binó en dis­tin­tos tamaños y for­mas. Tanto se dedicó a eso que acabó tra­ba­jando de com­pos­i­tor. La escuela lo abur­ría por lo que solo cursó hasta el sexto grado de edu­cación básica. Le gustaba leer las obras de Hans Chris­t­ian Ander­sen, de Hauff, de Julio Verne y de Emilio Sal­gari, o sea, entendá­monos, gustaba de leer los cuen­tos, aventuras.


Al ter­mi­nar la pri­maria, con­tinuó con una for­ma­ción auto­di­dacta, abar­cando como temas las matemáti­cas, geografía, his­to­ria y lit­er­atura uni­ver­sal. Tomó un curso de Linotip­ista en Nueva Orleáns en 1926 y otro de nave­gación por cor­re­spon­den­cia desde Mary­land, Esta­dos Unidos, pero sus grandes pasiones fueron la astronomía y en espe­cial la música, por lo que llegó a dom­i­nar el piano, instru­mento que tocaba con muy buen gusto. Ini­ció su car­rera como com­pos­i­tor a finales de los años veinte, cuando aún vivía en su natal Oriz­aba. Com­puso rit­mos como tango, fox-​trot y danzón, sus primeras obras desa­parecieron por varias décadas, la Fun­dación Fran­cisco Gabilondo Soler, Cri Cri, A.C. ha rescatado la total­i­dad de las obras creadas entre 1926 a 1930; los temas rescata­dos son: Amor Inter­na­cional; Parece Raro; Madrid; Con­se­jos; Cita de Amor; Los Pistoleros.


Llegó a la ciu­dad de Méx­ico en 1928 en busca de cumplir su sueño de estu­diar. Ingresó al Obser­va­to­rio Nacional como vol­un­tario, pero lo dejó al poco tiempo por falta de recursos.


Se casó muy joven, en mayo de 1927, casi ter­mi­nando la ado­les­cen­cia y por insis­ten­cia de Rosario Patiño Domínguez, su primera esposa, que cono­ció en Oriz­aba se instaló en la ciu­dad de Méx­ico. Sus primeros hijos fueron Jorge Gabilondo Patiño y Diana Gabilondo Patiño, quienes fueron los primeros niños que conocieron la música del Gril­lito Can­tor; Fran­cisco Gabilondo observ­aba en sus ojos y son­risas si las piezas com­pues­tas por el eran de su agrado. Su hija Diana fue muy cer­cana a él,. aunque su mayor pasión fue siem­pre la astronomía, .la música fue el camino que lo llevó al estrellato.


En 1932 incur­siona en la estación de radio XYZ con un pro­grama humorís­tico y de crítica social, por el cual ganó el apodo de El Guasón del Teclado. Pos­te­ri­or­mente el Sr. Othón Vélez le con­cede una opor­tu­nidad de pre­sen­tar can­ciones para niños; a peti­ción solic­i­tada por Rosario Patiño quién rep­re­sentaba a Fran­cisco Gabilondo Soler además de ser fun­cionaria en la XEW, e ntonces el 15 de octubre de 1934 ini­cia un nuevo pro­grama de 15 min­u­tos y así en la XEW La Cat­e­dral del Radio se narra­ban his­to­rias sobre ani­males y otros per­son­ajes. Este pro­grama era pre­vio a La Hora Azul este­lar­izada por Agustín Lara y Pedro Var­gas. A sug­eren­cia del mismo Sr. Vélez, adoptó el nom­bre de Cri-​Crí, El Gril­lito Can­tor. Las can­ciones que inter­pretó durante esa primera emisión fueron El Chor­rito, Batal­lón de Plomo, Bom­bón y El Ropero. El pro­grama se man­tuvo al aire durante 27 años, siendo su última emisión el 30 de julio de 1961.
Ingresó a la Sociedad Astronómica de Méx­ico como miem­bro activo el 31 de octubre de 1951; con­struye un obser­va­to­rio en el pueblo de Tul­te­pec para que los afi­ciona­dos de la S.A.M. hicieran prác­ti­cas. Pos­te­ri­or­mente cede esas insta­la­ciones a la S.A.M.5 Sobre esta pasión expresaba:


«Me gustaba leer los libros de Sal­gari, de Verne …, quería ser como pirata de Sal­gari; a esos piratas lo vi muy buenos, muy gen­erosos y hasta bon­da­dosos … y así quería ser, un pirata … pero un pirata debía cono­cer los mares …, y la geografía, para recor­rer el mundo … Debía estu­diar las estrel­las, pues ¿Cómo ori­en­tarse en el mar sin cono­cer las con­stela­ciones? Había que estu­diar cos­mo­grafía y tam­bién arit­mética y geometría, pues las cosas se hacen a base de sufi­ciente preparación. Quise ser de todo, astrónomo, geó­grafo, inge­niero ‚Éramos siete a quienes, creyendo ser ya sabios, se nos metió la idea de con­cur­rir al Obser­va­to­rio de Tacubaya, no como sim­ples vis­i­tantes, sino para que se nos dejara usar los instru­men­tos para des­cubrir otros plan­e­tas, cometas, y muchas nebulosas …


En 1963 se estrenó una película tit­u­lada Cri Crí el gril­lito can­tor pro­tag­on­i­zada por Igna­cio López Tarso y Marga López, sobre la vida de Fran­cisco Gabilondo desde pequeño cuando vivía con su abuela hasta sus últi­mos años en los que ya no hacía su pro­grama. En la película se inter­pre­tan diver­sas can­ciones escritas por él y tam­bién incluye una secuen­cia ani­mada por Walt Dis­ney para la can­ción de Los Cochini­tos Dormilones.


En el par­que Nau­calli, en Nau­cal­pan de Juárez, Estado de Méx­ico, en octubre del 2007, se inau­guró un mon­u­mento hom­e­naje a Fran­cisco Gabilondo, en la que se le mues­tra tocando un vio­lín y en su hom­bro el gril­lito Cri Crí, tam­bién tocando su hojita-​violín, además exis­ten escul­turas de la hormiga y el pescado con bom­bín bañadas por los chor­ros de agua de la fuente.


Algu­nas de sus muchas can­ciones son: Llueve, Caminito de la escuela, El telé­fono, Baile de los muñe­cos, Ropave­jero, Gato de bar­rio, El per­rito, Mar­cha de las letras, El Ratón vaquero. La patita, Cucu­rumbé, Cochini­tos dormilones, El Comal y la olla, Mar­cha de las cani­cas, Bom­bón I, Vals del trompo, El chor­rito, El ropero, La muñeca fea, Dí por qué, Ché… araña, La maquinita.














[Ir al Ini­cio del artículo]




Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez













¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Videos más recientes

Busca en ViviendoMiCiudad